Muchos adultos aún conservan los recuerdos de su infancia, pero no me refiero a los buenos recuerdos sino más bien a aquellos malos momentos que han sufrido durante este periodo de su vida, el problema realmente no es recordar sino más bien el aferrarse a esos sentimientos y culparse por lo sucedido.
Durante la infancia es difícil que se superen estos malos momentos y por ello este trauma se llevará  durante el resto de nuestras vidas si no buscamos ayuda profesional, por lo general hay 5 situaciones que causan heridas a nivel emocional, y estas son aquellas que determinaran la personalidad de cada uno, estos sentimientos o heridas son:

  1. MIEDO AL ABANDONO

En la actualidad este es uno de los problemas más recurrentes en adultos, este miedo al abandono se ocasiona debido a que la persona posiblemente fue abandona en algún momento de su vida y especialmente en la infancia.
Este miedo es más persistente en hijos de padres separados, cuando la pareja se separa son los hijos quien pagan la factura de los platos rotos que hubo en la relación, cuando este niño llega a la etapa adulta repetirá el circulo y tiene un enorme porcentaje de abandonar a su pareja y a su familia, aquellas personas que tienden a dejar los proyectos a medias, son por lo general niños que sufrieron algún tipo de abandono en algún momento de su vida.

  1. MIEDO AL RECHAZO

Lidiar con el sentimiento de rechazo no es sencillo debido a que por la misma situación de sentirse rechazado, la persona no buscara ayuda profesional ni empírica, por el contrario siempre se aislara del resto del grupo.
Los factores determinantes de este sentimiento son diversos pero especialmente se hace énfasis en el rechazo de parte de los padres hacia su hijo, cuando un niño se siente rechazado por sus padres comienza a tener sentimientos de desprecio hacia sí mismo y llega a pensar que lo que le está sucediendo lo tiene bien merecido.
Esta herida es muy difícil de curar y se necesita de apoyo familiar y de seres queridos así como también se requerirá de terapias.

  1. LA HUMILLACIÓN

La humillación es una herida muy fuerte causada por el desapruebo y la bura hacia un niño, muchos de aquellos que sufren las consecuencias de la humillación desarrollan una personalidad mezquina y tirana, por lo general son dependientes a los demás pero al mismo tiempo también son manipuladores y tienden mucho a tratar de humillar a todo aquel que cometa un error en su presencia.

  1. TRAICIÓN Y DESCONFIANZA

Un niño se toma las cosas muy a pecho y por tal razón si se le promete algo se deberá cumplirle lo prometido.
En la infancia los padres tienden a hacerle promesas a los niños como por ejemplo que si saca buenas notas en la escuela, le compraran un nuevo videojuego y el niño se esfuerza por esas notas pero cuando llega el momento de cumplir lo prometido los padres no cumplen, esto crea un sentimiento de traición y desconfianza y al llegar a su etapa adulta desarrollara una personalidad controladora y obsesiva compulsiva.
Además los adultos que tienen heridas ocasionadas por la traición siempre desconfiaran de cada persona que se les acerque, esto crea una calidad de vida muy indigna, si se quiere superar este temor se necesitara de mucha ayuda tanto profesional como de amistades y familiares.

  1. INJUSTICIA

El sentimiento de injusticia se genera en los niños que son criados en un hogar demasiado estricto en el cual no se le deja desenvolverse y es castigado constantemente, cuando los padres son fríos con el niño el creerá que todo el mundo es de esa manera y por consiguiente desarrollara una personalidad frívola y estricta, pero al mismo tiempo también poseerá cierto grado de dependencia ya que carece de carácter para tomar decisiones importantes por sí mismo.

Como verán las heridas emocionales que se sufren en la infancia son determinantes en la personalidad de cada quien, ahora que las conoces procura acabar con el circulo vicioso y no le hagas este daño a tu hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí