Es muy simple darnos cuenta de cuando una relación ha terminado, lo difícil es aceptarlo,

¿Cómo te das cuenta que todo ha terminado?

Porque ninguno de los dos siente lo mismo,  el tiempo que pasan juntos es poco además de que cada vez que se ven lo único que hacen es discutir o pelear por cosas sin sentido.

Pero es obvio que ninguna de las dos partes quiere darse cuenta de que la relación ya no funciona, es difícil aceptar que todo se terminó, y seguimos intentando en vano, provocando que las cosas empeoren cada vez más.

Se perdieron el respeto entre los dos, mas allá de que ambos sean buenas personas, el amor y el carisma que había entre los dos llego a su fin.

La confianza no es la misma, cada uno hace las cosas a su manera sin importarle lo que piense el otro, no se consultan las cosas, no toman en cuenta las opiniones de la pareja y todo esto hace que las cosas cada vez se vuelvan más frías entre ambos.

La rutina ha hecho claramenteque cada uno se ocupe de sus cosas y la vida se vuelva aburrida, no se hablan más, no les interesa como fue el día del otro, es como si vivieran dos desconocidos en una misma casa.

Ambos comienzan a sentir impulsos de conocer a alguien más, empiezan a mirar a otras personas con interés de relacionarse para llegar a algo más pero lo evitan porque saben que están en una relación y no quieren traicionar a la otra parte.

Cada día que pasa hallas más defectos en el otro, en vez de hablarlo y solucionarlo lo único que hacen es hacer sentir peor a la pareja diciéndole todas las cosas malas que hace o cómo se comporta.

Ambos se sienten obligados a mandar mensajes todos los días, pero no porque tengan ganas, sino como una responsabilidad de parejas.

Ninguno de los dos se dice cosas lindas, incluso él te amo que antes se lo vivían repitiendo día a día ahora no se los dicen de ninguna manera, a ambos les cuesta ser demostrativo con el otro, es como si fueran dos extraños que recién se conocen.

Cualquier actitud que tenga el  otro es motivo de molestia,  incluso cosas sin importancia son motivos de discusión y peleas.

Cuando se llega a esta etapa lo mejor es sentarse a charlar y separarse de la mejor manera.

Nada los entusiasma, ni siquiera se llevan bien en la cama, la intimidad dejó de existir, ambos están saturados, no quieren ni siquiera acariciarse ni besarse.

No se extrañan  ni se necesitan más, lo mejor que les puede pasar es que la otra persona no quiera verlo.

Así que la mejor decisión es sentarse a hablar y llegar a un acuerdo para que ninguno pierda más tiempo en una relación que no funciona más.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí