La sidra es un tipo de bebida que se obtiene a través de la fermentación del zumo de las manzanas.

Es utilizada como un elemento que aporta grandes beneficios para la salud de nuestro cuerpo, pese a que se trata de una bebida con un cierto grado de alcohol en su composición.

Merece la pena destacar, que esta bebida cuenta con polifelones, los cuales le aportan cualidades de bactericida. A su vez, gracias a las sustancias péptidas que encontraremos en ella, tendremos un potente aliado para regular algunas funciones intestinales.

En términos generales, la sidra es considerada una bebida refrescante. De hecho, es ideal para acompañar cualquier momento o circunstancia por la que pasemos.

Entre los nutrientes que más destacan de la sidra, están minerales como el cloro, sodio, calcio, potasio y magnesio, además de vitaminas de los gruposB, B1, B2, B3, B5, B6, B7 y B9.

Eso sí, la fibra no contiene fibra como algunos podrían pensar inicialmente al tratarse de un derivado de la manzana.

Además de lo anterior, la sidra cuenta con propiedades antioxidantes tal como ocurre con el vino, aclarando que sus resultados son mucho más beneficiosos que los del alcohol, ya que nos protege de enfermedades del corazón y del cáncer.

Asimismo, elimina el ácido úrico y previene la formación de cálculos renales.

En cuanto a la prevención, la sidra se caracteriza por evitar posibles enfermedades coronarias. Esto es debido a su alto contenido de pectina, motivo por el que estaremos cubiertos ante todo tipo de afecciones que comprometan esta zona del cuerpo.

Finalmente, la sidra cuenta con enzimas digestivas, las cuales por su composición ayudan al cuerpo en la regulación intestinal. Esta situación que repercute en el organismo por sus efectos laxantes y que logran un equilibrio de nuestra flora intestinal, razón por la que nos previene del cáncer de colon.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí