Un corrientazo en el codo es un engaño de los sentidos, conocido como parestesia, que puede simular también picaduras, quemaduras y otras sensaciones no causados por estímulos externos.

En la región del codo está el nervio cubital, que está muy expuesto, tiene de 5 a 8 mm de espesor y está ajustado en un estrecho canal que está muy expuesto. Cuando duplicamos el brazo, el canal se extiende y empuja lo más lejos, y así que es fácil tocarlo directamente.

La sensación es mucho más fuerte en algunas personas que en otras y su reacción por ende es mucho más emotiva o fuerte que otras.

Es la función de los nervios transmitir mensajes, traducir sensaciones percibidas por los receptores sensoriales (tacto, temperatura, dolor, etc.), por medio de impulsos eléctricos. Para cada sensación existe un patrón – una descarga eléctrica código de milésimas de un voltio.

Para ser estimulado directamente, el nervio cubital, en el caso de un golpe, la descarga en libertad – el mensaje enviado al cerebro – es del mismo patrón de una descarga que codifica una descarga eléctrica.

La creencia popular dice que las personas faltas de vitamina C son más susceptibles de sufrir de estos corrientazos en sus codos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí